DINÁMICAS

Para poner en práctica

Islas menguantes

Esta dinámica, del tipo “rompe-hielo”, tiene por objetivos introducir a los participantes en la experiencia migratoria y reflexionar sobre la dificultad para “integrar” al otro en el ámbito personal y en el campo social.

Para su desarrollo se colocan hojas de diario dispersas en el suelo, simulando islas de diversos tamaños, lo que se logra poniendo más o menos hojas agrupadas. También deben disponerse una o dos hojas sueltas. Una vez armado este escenario, el animador describe el contexto y las reglas del juego: una parte del grupo desempeñará el rol de residentes de las islas; son los que se colocan sobre las hojas de diario. Otro grupo navegará alrededor de ellas.

Es aconsejable colocar música mientras el grupo de los navegantes deambula por entre las islas, porque eso intensifica la dimensión lúdica de la dinámica. Si eso no es posible, se lo puede reemplazar por el sonido de un pito. Cuando la música se detiene, o cuando suena el pito, los navegantes tienen que tratar de encontrar un lugar en tierra firme, poniendo ambos pies sobre las hojas de diario, pues si no lo logran, se “ahogan”.

Los “residentes” de las islas pueden decidir si reciben o no a los “visitantes”, y de qué forma lo hacen: poniendo alguna regla, resistiéndose, acogiéndolos, entre otras opciones. La operación se repite varias veces, y en cada ocasión se van quitando hojas de diario, hasta que quede una cantidad muy reducida en relación al número de participantes. Si se quiere lograr que todos tengan ambas experiencias, se les puede pedir que intercambien roles entre residentes y navegantes en algún momento del desarrollo de la dinámica.

Luego se plantean interrogantes que permitan introducir el tema a partir de las vivencias propiciadas por el juego. A modo de ejemplo, se puede preguntar:

  • ¿Cómo se sintieron?
  • ¿Cómo reaccionaron los que eran residentes frente a la llegada de los visitantes?, ¿protegieron su espacio o permitieron el ingreso?, ¿cómo se sintieron con esa llegada?
  • ¿Cómo se sintieron los visitantes respecto de la actitud de los residentes?
  • ¿Qué sentían ambos cuando iban quedando pocas islas a las que llegar?
  • ¿Cómo se sintieron aquellos que no encontraron espacio en alguna isla y se “ahogaron”?
  • ¿Qué les evocó la experiencia?, ¿a qué situaciones de la “vida real” los remitió?

La idea central de la dinámica es que los participantes puedan establecer una relación entre la situación generada y lo que ocurre en la “vida real” con los procesos migratorios internacionales. Por ejemplo, se puede preguntar si observan en su sociedad el mismo tipo de reacción hacia los migrantes que adoptaron los jugadores que ocuparon el rol de residentes.

La imagen de las islas que van menguando sirve como metáfora, por ejemplo, de los desplazamientos de población ocasionados por catástrofes naturales que, de algún modo, disminuyen o afectan los espacios habitables. La decisión de iniciar o detener la música, o silbar con el pito, puede compararse con la arbitrariedad de las normativas que regulan el ingreso de las personas a los países, y el hecho de que los migrantes no tienen ninguna posibilidad de incidir en ellas.

Las sensaciones, emociones e ideas producidas por la experiencia permiten reflexionar, desde la perspectiva de los migrantes y los miembros de la sociedad receptora, sobre las dificultades siempre presentes en los procesos de integración de los migrantes.

Fuentes consultadas:

PRIEM-FUSUPO (Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios y Fundación para la Superación de la Pobreza) (2017). Guía pedagógica para una educación intercultural, antirracista y con perspectiva de género. Ideas, herramientas y experiencias. Santiago. Adaptada de la dinámica homónima que aparece en el documento “Aprender a vivir juntos. Un programa intercultural e interreligioso para la educación ética”, publicado en 2008 por el Consejo Interreligioso de Educación Ética para los Niños y Niñas, con el apoyo de UNESCO y UNICEF.

Enlaces de interés:

http://unesdoc.unesco.org/images/0016/001610/161061s.pdf

“I am from” poem (Poema “Yo soy de…”)

Esta dinámica busca reforzar la identidad de los participantes, permitiendo visibilizar las distintas experiencias y elementos que la componen. El ejercicio consiste en elaborar un poema de verso libre, pero con la consigna de que cada verso comience con la expresión “Yo soy…”. La idea es escribir de este modo una pequeña autobiografía, a partir de aquellas cosas, situaciones, lugares o personas que consideramos constitutivas de lo que somos. Aunque la dinámica original propone el “Yo soy de…”, esta adaptación elimina la preposición, para evitar la definición exclusiva desde un lugar, y ampliar las posibilidades de relación.

Es importante permitir que el poema se escriba libremente, y no propiciar la inclusión de estereotipos. Por ejemplo, en relación con las nacionalidades, un niño chileno no necesariamente se reconocerá en el baile de la cueca. Al finalizar, los poemas se comparten con el grupo, y se conversa sobre aquellas cosas que identificaron y que diferenciaron a los participantes, por qué eligieron esas y no otras, y si tienen anécdotas asociadas a ellas.  

Este ejercicio apunta a poner de relieve que la identidad no se construye únicamente en base a características nacionales, sino que a partir de la influencia de trayectorias y experiencias diversas que se van construyendo a lo largo de la vida. También busca dar cuenta de que cada uno considera importantes distintas cosas; el país de origen, la familia y el idioma son solo algunas de ellas, pero una anécdota, un regalo, los amigos y las vacaciones también pueden ser muy significativas para algunas personas.

Fuentes consultadas:

This exercise is an excerpt from a teaching handbook entitled Here Comes Everyone, published by the Alberta Teachers’ Association (ATA), 11010 142 Street, Edmonton, AB Canada. Copyright © 2010. Reprinted with permission.

[Este ejercicio es un extracto [adaptado] de un manual de enseñanza titulado Here Comes Everyone, publicado por Alberta Teachers ‘Association (ATA), 11010 142 Street, Edmonton, AB Canadá. Copyright © 2010. Reproducido con su autorización.]

Enlaces de interés:

https://www.teachers.ab.ca/sitecollectiondocuments/ata/publications/human-rights-issues/mon-3%20here%20comes%20everyone.pdf

Similitudes y diferencias

El propósito de esta actividad es visibilizar la diversidad existente dentro de una sala de clases de una manera lúdica. La propuesta es escribir en una hoja, con letras grandes, “yo sí”, y en otra la expresión “yo no”. Una de estas hojas se pega en una de las paredes del aula o salón en el que se realiza la dinámica, y la otra en la pared opuesta. Entre ambos muros debe haber un espacio despejado, de modo que los participantes puedan moverse entre un extremo y el otro.

Al comienzo de la actividad todos los participantes están parados en el centro de la sala. El animador va leyendo preguntas, y luego de formulada cada una de ellas, los participantes se dirigen hacia el lado de la sala en el que se encuentra pegado el cartel que tiene inscripta la respuesta que corresponde en cada caso (“yo sí”, o “yo no”).

El animador puede proponer todas las preguntas que estime apropiadas, considerando la realidad y las características de los miembros del grupo. Como ejemplos, se puede preguntar:

  • ¿Quién conoce la plaza principal de la ciudad?
  • ¿Quién practica capoeira?
  • ¿Quién es vegetariano?
  • ¿Quién tiene un papá o una mamá que nació fuera de la ciudad en la que se encuentran?
  • ¿Quién sabe tocar un instrumento musical?
  • ¿Quién sabe bailar tango?
  • ¿Quién tiene uno o más amigos homosexuales?
  • ¿Quién sabe en qué país queda Puerto Príncipe?
  • ¿Quién ha comido alguna vez “causa limeña”?
  • ¿Quién habla más de un idioma?
  • ¿Quién tiene algún familiar o amigo cercano que tenga una discapacidad?
  • ¿Quién ha vivido fuera del país en el que está ahora?
  • ¿Quién ha leído uno o más libros de Harry Potter?

La dinámica busca mostrar que las identidades se van construyendo de manera diversa a través de múltiples procesos, y que la pertenencia a un país no es el único factor que incide en esa formación. Por ejemplo, puede que un niño que venga de Perú no haya comido nunca causa limeña, y que otro que nunca vivió en Perú sí haya probado ese plato. La reflexión final que se busca generar apunta al hecho que las clasificaciones estáticas y simplistas no consideran la diversidad y su riqueza.

Fuentes consultadas:

PRIEM-FUSUPO (Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios y Fundación para la Superación de la Pobreza) (2017). Guía pedagógica para una educación intercultural, antirracista y con perspectiva de género. Ideas, herramientas y experiencias. Santiago. Traducida y adaptada de una dinámica incluida en el manual “Nuestra diversidad – ¡nuestra fortaleza!”, publicado en 2010 por la Cruz Roja de Alemania, sección Jóvenes, y que contó con el patrocinio del Ministerio de la Familia de Alemania.

Enlaces de interés:

www.jugendrotkreuz.de

Sharing stories (Compartiendo historias)

Esta dinámica está pensada para el principio del ciclo lectivo, o para cuando se integran alumnos nuevos a los cursos, pues busca reforzar el sentido de pertenencia de los estudiantes. Para este ejercicio hay que compartir historias personales, dibujos y objetos. La idea es pedirles a los alumnos que traigan a clase algún objeto que los represente, y que cuenten frente a sus compañeros qué es ese objeto y por qué lo eligieron, de qué manera es relevante para ellos.

Es importante que el docente muestre un ejemplo, compartiendo algo realmente significativo que haga sentir a los alumnos que conocen a su profesor. El ejercicio es sencillo, pero es importante que funcione bajo el principio de voluntariedad, ya que implica la exposición delante de los compañeros de curso, y obligarlos a realizar el ejercicio puede resultar violento. Se puede complementar la actividad contactando a los cuidadores o padres de los alumnos al comienzo del año, para conocer el contexto de los niños, sus trayectorias, y el trasfondo de los objetos seleccionados.  

Fuentes consultadas:

This exercise is an excerpt from a teaching handbook entitled Here Comes Everyone, published by the Alberta Teachers’ Associatioxn (ATA), 11010 142 Street, Edmonton, AB Canada. Copyright © 2010. Reprinted with permission.

Este ejercicio es un extracto [adaptado] de un manual de enseñanza titulado Here Comes Everyone, publicado por Alberta Teachers ‘Association (ATA), 11010 142 Street, Edmonton, AB Canadá. Copyright © 2010. Reproducido con su autorización.

Enlaces de interés:

https://www.teachers.ab.ca/sitecollectiondocuments/ata/publications/human-rights-issues/mon-3%20here%20comes%20everyone.pdf

Flor del poder: ¿cuán privilegiad@s somos?

Esta dinámica apunta a que los participantes puedan tomar conciencia de la propia posición que cada uno ocupa en la estructura social, reflexionar sobre las implicancias de poder de esa posición, y sobre el modo en que ella nos lleva a relacionarnos con otros, estableciendo (o no) jerarquías.

Cada participante recibe una flor como la que se observa al final de esta explicación, o bien otra adaptada según las características del grupo con el que se trabajará, o los temas que se quiere abordar. Los participantes deben colorear aquellos pétalos que representan “su realidad” en relación a cada una de las dimensiones contempladas. Por ejemplo, respecto de la religión, pueden pintar “Católica” si profesan esa creencia, u “Otra” si no.

Es importante explicar a los participantes que no deben responder según una realidad auto-percibida (por ejemplo, qué tan pobres o ricos se consideran), sino aquella que podría llamarse “oficial”, es decir, la que definen el Estado, las instituciones, o la que coincidirían en señalar varias personas respecto de ellos. Cuando todos han pintado los pétalos de su flor, se solicita en una primera instancia que la comparen con el modo en que quedó pintada la flor de su compañero más cercano, y luego se abre la discusión grupal, a partir de algunas preguntas como estas:

  • ¿Qué reflexión les generó esta actividad?
  • ¿Qué observaron al comparar con su compañero?
  • ¿Tienen más pétalos pintados adentro o afuera?, ¿qué creen que significa eso?
  • ¿Por qué creen que este ejercicio se llama “la flor del poder”?
  • ¿Hubo algún caso en que se les hizo difícil decidir qué pétalo pintar? ¿Por qué?
  • ¿Qué sintieron las mujeres al tener que colorear un pétalo de afuera por su “condición” de género? Y a los hombres, ¿qué reflexión les genera esta situación?

Como lo adelanta el título, la dinámica apunta a problematizar los privilegios asociados a ciertas posiciones o circunstancias sociales, o bien las desventajas, en sentido contrario. Se busca además evidenciar la arbitrariedad que está en la base de estas clasificaciones sociales que producen jerarquías y, por lo tanto, desigualdades y situaciones de discriminación.

Es muy posible que los participantes cuestionen el carácter dicotómico de las respuestas. Eso puede aprovecharse para mostrar, precisamente, la construcción social de estas categorías jerarquizadas.

El ejercicio sirve además para reflexionar en torno a la interseccionalidad que caracteriza las situaciones de desigualdad, es decir, para entender que nuestra posición en la estructura social está determinada por múltiples vectores: la clase a la que pertenecemos, nuestro género, el color de nuestra piel, el lugar donde nacimos, entre muchos otros.

Fuentes consultadas:

PRIEM-FUSUPO (Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios y Fundación para la Superación de la Pobreza) (2017). Guía pedagógica para una educación intercultural, antirracista y con perspectiva de género. Ideas, herramientas y experiencias. Santiago. Adaptación de un ejercicio en el que participó una de las integrantes de este equipo de investigación, en el marco de una capacitación sobre el “enfoque anti-discriminación” (Anti-Bias Training), en la Facultad de Educación de la Universidad Libre de Berlín (facilitadoras de la capacitación: Mahdokht Ansari y Anke Krause, de la Fundación Kinderwelten).

Enlaces de interés:

www.kinderwelten.net

Ball-toss name game (Las quemadas de los nombres)

Se trata de una actividad pensada para el principio de año, o para cuando se integran alumnos nuevos a los cursos, ya que busca reforzar el sentido de pertenencia de los estudiantes, y a legitimar la diversidad a partir de una materialización concreta: los nombres propios.

La correcta pronunciación de los nombres que provienen de otras leguas puede resultar un puente para hacer sentir bienvenidos a los estudiantes migrantes y sus familias. Con la idea de generar espacios interactivos para este aprendizaje, se juega a lanzar la pelota en dirección a un compañero/a, mientras se pronuncia en voz alta el nombre del compañero/a antes de que la pelota caiga.

Fuentes consultadas:

This exercise is an excerpt from a teaching handbook entitled Here Comes Everyone, published by the Alberta Teachers’ Association (ATA), 11010 142 Street, Edmonton, AB Canada. Copyright © 2010. Reprinted with permission.

Este ejercicio es un extracto [adaptado] de un manual de enseñanza titulado Here Comes Everyone, publicado por Alberta Teachers ‘Association (ATA), 11010 142 Street, Edmonton, AB Canadá. Copyright © 2010. Reproducido con su autorización.

Enlaces de interés:

https://www.teachers.ab.ca/sitecollectiondocuments/ata/publications/human-rights-issues/mon-3%20here%20comes%20everyone.pdf

Estereotipos y prejuicios

La idea que subyace a esta actividad es visibilizar y reflexionar sobre la cotidianeidad y extensión de los estereotipos y prejuicios, y sobre el modo en que actúan como base de actitudes y prácticas discriminatorias.

En primer lugar, los participantes enumeran las nacionalidades de sus compañeros de grupo o clase, y se las escribe en una pizarra o papel grande (papelógrafo o afiche). Es importante no olvidar anotar también la nacionalidad correspondiente al país en el que se desarrolla la dinámica.

Un segundo paso es pedir a los participantes que mencionen las expresiones que han escuchado en diversos espacios respecto de las características de las personas de esas nacionalidades. Al dar esta consigna, es importante no usar las palabras “estereotipos” o “prejuicios”, para no incidir en que los participantes se limiten a nombrar expresiones políticamente correctas. Una vez terminada esta acción, se leen las expresiones en voz alta para todo el grupo, mencionando cada nacionalidad a la que se adscriben esas características.

Luego se genera un espacio de debate, en el que pueden considerarse algunas de estas preguntas:

  • ¿Cómo se imaginan que se sentirían viviendo en otro país y siendo conscientes que la mayor parte de la población cree que los habitantes que vienen de su país son “…”? (utilizar alguno de los estereotipos señalados por los participantes).
  • ¿Qué efectos puede tener en una persona que la estén asociando permanentemente a los estereotipos y prejuicios más comunes que existen en torno a su nacionalidad?
  • ¿Cómo puede incidir la presencia de estos prejuicios en la forma en que las personas se relacionan con otras de alguna de estas nacionalidades?

El propósito es reflexionar respecto de que las personas tendemos a pensar el mundo a partir de estereotipos o simplificaciones que nos permiten hacer más abordable la realidad compleja en la que vivimos, y lo mismo hacemos para pensar respecto de las demás personas. Pero cuando esos estereotipos se construyen a partir de pre-juicios negativos, sin bases “reales”, cuando se adscriben a todo un grupo constituido en torno a alguna característica común —por ejemplo, su nacionalidad—, y se utilizan como fundamento para la discriminación, se está frente a un problema. El ejercicio de observar el funcionamiento de este mecanismo respecto de nosotros mismos permite que los participantes se pongan en el lugar de los discriminados, y puedan vivir en carne propia las consecuencias.

Fuentes consultadas:

PRIEM-FUSUPO (Programa Interdisciplinario de Estudios Migratorios y Fundación para la Superación de la Pobreza) (2017). Guía pedagógica para una educación intercultural, antirracista y con perspectiva de género. Ideas, herramientas y experiencias. Santiago. La dinámica fue ideada por María Josefina Palma y Mireya Tapia, de la Mesa por una Educación Intercultural.

Mixing paint - I am beautiful

Mezclando pinturas – Soy hermos@, este ejercicio tiene por objetivo desarrollar la autoestima a través de la reafirmación de la belleza de cada persona. Es importante para niños y niñas aprender a agradarse, y este ejercicio les permite entender la diversidad de miradas sobre la belleza.

Para desarrollar la actividad se necesita que niños y niñas trabajen con un espejo, o bien con un compañero que haga las veces de espejo, para poder observar sus rostros en detalle. El foco está puesto en los colores de la piel, de los ojos y el cabello, pero otras características son igualmente válidas y pueden modificarse según sea pertinente.

En primer lugar, de describen las características de estos elementos del rostro. En una segunda etapa, los niños deben dibujar su rostro o el de su compañero y colorearlo, buscando igualar los tonos. Se deben utilizar materiales que puedan mezclarse, facilitando la búsqueda de un tono lo más semejante posible a lo se quiere representar, de modo que puedan advertir que ningún color es igual a otro.

Finalmente, se conversa en grupo sobre las pinturas, describiendo la diversidad de características que reconocieron, sin olvidar que tanto dentro de la llamada piel “blanca” como dentro de la “morena” y “negra” hay distintas tonalidades.  La idea es reflexionar con cada alumno sobre cómo sus colores lo hacen único y bonito. Los retratos se pueden exponer por un tiempo en las paredes de la sala de clases, con algún título positivo como “Este/a soy yo, soy hermoso/a”.

Fuentes consultadas:

Roland Tormey (2005). Intercultural Education in the Primary School. Ireland: National Council For Curriculum and Assessment (NCCA).

Enlaces de interés:

https://www.developmenteducation.ie/media/documents/Intercultural%20education%20in%20the%20primary%20school.pdf