Sobre la escuela diversa

“Hoy día la migración nos ofrece una nueva oportunidad para pensar y construir un relato colectivo que se sustente en el reconocimiento de las múltiples diversidades que constituyen a la población en general…”

La diversidad que habita y construye a América Latina ha sido la mayor parte de las veces silenciada y relegada al lugar del folklore a la hora de (re)construir el relato nacional. En países como Chile esta invisibilización ha sido posible a partir de proyectos de carácter asimilacionista, que tienen en la escuela uno de sus principales pilares.

Hoy día la migración nos ofrece una nueva oportunidad para pensar y construir un relato colectivo que se sustente en el reconocimiento de las múltiples diversidades que constituyen a la población en general, y a la niñez en particular. Pero el reconocimiento de trayectorias, experiencias y narrativas no siempre es tarea fácil. Los educadores, directivos y la comunidad escolar, en un sentido amplio, requieren herramientas académicas y pedagógicas que permitan conducir este proceso, esquivando la tentación de reproducir nociones normalizadoras del deber ser escolar. Ello puesto que dichas ideas de lo que se define como “normal”, y por lo tanto deseable y exigible, responden usualmente a lo que ciertos grupos de poder (blancos, hombres, heterosexuales, nacionales) consideran como aquello adecuado y deseado. En el mejor de los casos, lo que escapa de estos cánones es relegado a las etiquetas de minorías, de alteridad y diferencia, ocupando un espacio de subordinación o reconocimiento condescendiente.

Esta plataforma que hemos desarrollado recoge una serie de experiencias, prácticas y reflexiones, tanto de carácter nacional como internacional, para el trabajo pedagógico en aulas multiculturales desde una perspectiva intercultural. Son muchos los docentes y establecimientos que han avanzado hacia el desarrollo de escuelas interculturales, por lo que hemos querido reunir aquí sus propuestas e ideas. La construcción de conocimiento “desde abajo” permite discutir los distintos contextos sociales, políticos, económicos e históricos, entregando reflexiones extremadamente valiosas para pensar la política pública en este sentido. Consideramos que el proyecto intercultural no debe ni puede quedar anclado en establecimientos educacionales que tienen alta población inmigrante. El desafío es que la diversidad presente en la sociedad logre transformar la construcción de los relatos locales y nacionales, desmontando esa idea de “normalidad” y abriendo nuevas formas de comprensión de las identidades.

El material que presentamos ha sido recopilado a partir del proyecto “Construyendo escuelas interculturales: elaboración participativa de una hoja de ruta para asistentes de la educación, profesores y directivos”, financiado por el Ministerio de Educación de Chile, mediante el Fondo de Investigación y Desarrollo en Educación (Código Proyecto: FONIDE FX11622, año 2016). La divulgación de estas experiencias y prácticas cuenta con el consentimiento de sus propios autores.